Lenguaje corporal: tu cuerpo dice más que tus palabras

Compartir

Interpretar correctamente lo que su cuerpo quería transmitirnos. Pero, ¿hasta qué punto nos puede ser útil saber interpretar los gestos de la otra persona? En este post vamos a indagar sobre algunos aspectos básicos del lenguaje corporal y, sobre todo, cómo podemos aplicarlo en reuniones con nuestros clientes. Seguro que con estos tips tus encuentros serán mucho más provechosos 😉

¿Qué es el lenguaje corporal?

El lenguaje corporal es una forma de comunicación no verbal, basada en gestos, posturas, movimientos del cuerpo y del rostro para transmitir información. Es decir, todo aquello que no conlleve el uso de palabras para comunicarse. Existen siete canales del lenguaje corporal:

  1. Apariencia: nuestra forma de vestir, de cuidar nuestra barba o el maquillaje que llevemos ya da mucha información de base sobre nuestro carácter y personalidad.
  2. Las expresiones faciales: «La cara es el espejo del alma» es un dicho muy común y además con una base científica muy sólida. Tanto los gestos de la cara como esos «microgestos» de los que seguro que hemos oído hablar en más de una ocasión delatan nuestras reacciones ante ciertos estímulos.
  3. Posturas: de pie, de brazos cruzados, piernas separadas o juntas… en una conversación la posición de tu cuerpo (o la de tu compañero) transmite mucho. Pronto profundizaremos más en esto.
  4. Gestos: ¿eres de los que gesticula mucho al hablar o prefieres permanecer lo más quieto posible? Eso indica que quizás seas una persona muy nerviosa… o que tengas unos nervios de acero.
  5. Paralenguaje: la entonación, la velocidad, los diferentes acentos según tu procedencia o la pronunciación pueden revelar muchos aspectos sobre ti.
  6. Proxémica: es decir, el uso que hacemos de nuestro espacio personal. Como veremos, esto es algo que varía mucho entre culturas e incluso en una misma cultura no todo el mundo tiene la misma percepción de distancia interpersonal.
  7. Háptica: Todo lo basado en el tacto: forma de tocar, duración, lugares, etc.

¿Sabías que…? Datos curiosos sobre el lenguaje corporal que igual te sorprenden.

El cuerpo humano es algo basto y extenso en todas sus formas, así como el funcionamiento de nuestro cerebro. Queda aún mucho por descubrir y gracias a la psicología se han llevado a cabo muchos avances en lo que a la ciencia del comportamiento se refiere. ¿Queréis quedar como auténticos gurús del lenguaje corporal? Sorprended a vuestras visitas con datos como estos:

  • Menos del 5% de la población reconoce su propia palma de la mano en una fotografía: Resulta sorprendente, pues todos estamos seguros de conocer nuestra anatomía perfectamente, pero nada más lejos de la realidad. La palma de la mano es tan compleja que muy pocas personas reconocerían la suya propia si le presentasen varias fotos con diversos modelos.
  • El 93% de nuestro mensaje contiene elementos no verbales: Es decir, solo el 7% de lo que decimos lo componen palabras. Es poquísimo, ¿verdad? Quizás por ello los expertos aseguran que es muy importante trabajar otras áreas y no solo el contenido de nuestro mensaje si queremos realmente transmitir algo a nuestro público.
  • Tienes cuatro minutos para causar una primera buena impresión. Y por mucho que lo intentes, solo tendrás una oportunidad. Inconscientemente, evaluamos a las personas que acabamos de conocer a muchos niveles: cognitivo (si es inteligente o no), emocional (estado anímico), si es o no una potencial amenaza, atractivo, etc.
  • Las mujeres leen mejor el lenguaje corporal: Se debe a una cuestión evolutiva. Las mujeres están más familiarizadas con los gestos corporales porque biológicamente hablando son las encargadas de gestar y dar a luz a los bebés. Además, desde la prehistoria eran las encargadas de cuidar a los más pequeños, de ahí que sepan interpretar a la primera si quieren comer, dormir, si sienten dolor, etc.

Tips para aplicar en nuestras reuniones de negocios.

Seguro que más de una vez os han dicho que cuidéis vuestra vestimenta, vuestros gestos y vuestra forma de hablar cuando vais a hablar en público o cuando vais a hacer una exposición importante. ¿Os habéis fijado en cuales son los comentarios más escuchados? «Sonríe abiertamente«, «no te cruces de brazos» son algunas de las expresiones más sonadas. Lo cierto es que para causar una buena impresión realmente solo necesitas unos tips muy sencillos:

  • Sonríe: con una sonrisa sincera (es decir, amplia, arrugando los ojos y mostrando abiertamente los dientes). Está demostrado que cuanto más risueño es alguien, más atractivo resulta para el receptor.
  • Da la mano con la misma fuerza que recibas: los apretones de manos son la forma más común de saludo en una reunión de negocios. Da la mano siempre en posición vertical (nunca inclines la palma hacia arriba o hacia abajo) y nunca aprietes más de lo que aprieta tu compañero. Le transmitirás respeto y confianza.
  • Respeta su espacio personal: más tarde veremos cómo aplicarlo en una mesa. Hay culturas que requieren un espacio personal más amplio que otras. Muéstrate siempre respetuoso con este tema, nunca seas el primero en acercarte. Deja que sea la otra persona quien dé el primer paso.
  • Imita, siempre dentro del respeto, sus gestos: no hablamos de ese juego de niños cuando hacen burla, es algo más respaldado por la ciencia. Cuando dos personas tienen un lazo de unión estrecho, sus gestos corporales (siempre inconscientemente) suelen ser muy similares. A la hora de conocer a alguien, si este ve reflejados sus movimientos en otra persona, se sentirá más apreciado y su sensación de confianza contigo aumentará. Haz la prueba, te sorprenderá lo bien que funciona.

El lenguaje corporal en la mesa: dónde sentarnos para causar una mejor impresión.

Parece un asunto nimio, pero si os fijáis en las reuniones de negocios cada persona se sienta en función del rol que va a desempeñar en el encuentro y del grado de confianza que hay entre los presentes. Los autores que mejor tratan este tema son el matrimonio australiano Allan y Barbara Pease, autores de varios best-sellers a nivel mundial sobre esta temática y muy recomendables si se quiere profundizar en el campo. En la siguiente ilustración, sacada del libro El lenguaje corporal: cómo interpretar a los demás a través de sus gestos, de Allan Pease y Barbara Pease (2014), podemos ver los diferentes puestos que se pueden ocupar en función de dónde se sienta A y lo que significan:

Fuente: «El lenguaje del cuerpo», Allan & Barbara Pease (2020).


¿Habías oído alguna vez hablar de lo que implica situarse en uno u otro asiento? A partir de ahora, prueba en tus reuniones a situar concienzudamente a tus clientes y compañeros. Como ves, muchos procesos mentales que realizamos a la hora de tomar decisiones son completamente inconscientes, aunque tengamos la sensación de que hemos sido perfectamente racionales.
Como has visto, el lenguaje corporal es un campo muy amplio e interesante con multitud de aplicaciones a nivel de negocios, política, relaciones interpersonales, etc.

¿Has intentado aplicar alguna vez los tips que te hemos contado? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Author avatar
Elena Sanchez

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *