Los 10 principios de Jakob Nielsen – Usabilidad Web

Compartir

Cuántas veces has intentado realizar una compra en una tienda online y finalmente has desistido y te has ido con las manos vacías porque el proceso de compra era largo y tedioso, o has intentado buscar información pero la propia web no te lo estaba poniendo nada fácil y has optado por buscar en otra.  Jakob Nielsen, conocido como el padre de la usabilidad, en 1995 formuló los 10 principios básicos de la usabilidad que veremos a continuación y que hoy en día se siguen utilizando. Pero antes de nada, te estarás preguntando qué es la usabilidad.

¿Qué es la usabilidad?

La usabilidad web se puede definir como el grado de facilidad de uso con el que cuenta un sitio web para los usuarios que navegan por él. La usabilidad web mide principalmente tres factores:
  1. La eficacia: si el usuario consigue lo que quiere, es decir, si ha cumplido su objetivo.
  2. Eficiencia: Si lo ha cumplido o lo ha logrado sin esfuerzo
  3. Satisfacción: si tras su paso por la web el usuario se siente satisfecho o por el contrario se lleva una experiencia negativa.
Por esto, las principales claves de la usabilidad para conseguir optimizar una web son:
  • Tener un diseño limpio con una clasificación lógica que facilite la navegación al usuario.
  • Conceder el control al usuario tratando de que este no se sienta perdido en ningún momento
  • Sintetizar y no caer en la redundancia. Si algo no es necesario podemos prescindir de ello.
  • Web adaptable a todos los tipos de dispositivos. Cada vez son más los usuarios que hacen uso de móviles y tablet para navegar.
Así, trabajar usabilidad a la hora de crear un sitio web o mejorarlo nos aportará muchas ventajas como aumentar los ingresos y las ventas, disminuir el porcentaje de rebote, aumentar la duración de la sesión, fidelizar a los usuarios y conseguir una mejor comunicación con ellos. Ahora que ya sabemos en qué consiste la usabilidad web, vamos con los 10 principios básicos de usabilidad web de Nielsen.

1.Visibilidad del estado del sistema

El usuario necesita saber que lo está haciendo bien. Por lo que el sistema, ya sea una web, una app o cualquier otro producto digital, debe mantener informado siempre al usuario de lo que está ocurriendo y ofrecerle una respuesta apropiada lo más rápido posible. Por ello, cada acción que realice el usuario deberá generar una respuesta perceptible por el usuario y en un tiempo corto. Algunos ejemplos o prácticas de este principio serían:
  • Mensajes de confirmación cuando el usuario ha mandado un formulario.
  • Barras de proceso cuando subimos o descargamos archivos.
  • Cambiar el estado de los elementos de la web al pasar el ratón o hacer clic.
  • Migas de pan o Breadcrumb que indiquen al usuario donde se encuentra en cada momento.
 

2. Relación entre el sistema y el mundo real

Tenemos que hablar el mismo lenguaje que el usuario y conectar con él. Hacer uso de palabras, frases e imágenes que el usuario pueda reconocer con facilidad y que sean claras, manteniendo un orden lógico y natural. No se debe dar la posibilidad de equivocarse al usuario. Por ejemplo, el icono de la papelera para eliminar archivos en el ordenador o artículos en el carrito de compra, el usuario intuye para qué sirve. Sin embargo, si en vez de esa papelera ponemos cualquier otro icono para esa función, daremos pie a que el usuario se equivoque.  

3. Control y libertad del usuario

El usuario es humano y a veces es normal que se equivoque. Por ello, tenemos que darle la oportunidad de poder deshacer o repetir una acción previamente realizada. Si el usuario tiene facilidad para poder ir atrás o repetir un proceso aumentará su sensación de libertad y control de la situación.  Esto es especialmente importante en los dispositivos móviles donde es muy sencillo equivocarse y dar al botón incorrecto.  Para cumplir con este principio debemos dar la opción al usuario de:
  • Hacer y rehacer.
  • Cancelar acciones en progreso.
  • Solicitar confirmación del usuario para procesos importantes como el pago final en una compra.
  • Permitir al usuario volver a un punto anterior.
  • Hacer que el usuario sepa siempre dónde se encuentra y hacia dónde puede ir.
 

4. Consistencia y estándares

Tenemos que ser coherentes y darle importancia a mantener la misma consistencia a toda la web, es decir, mantener el lenguaje, los colores, la forma de navegación, etc. Con el aumento del uso de dispositivos móviles, los usuarios se han acostumbrado a determinados símbolos que han asumido como normales por lo que si cambiamos el significado de alguno de estos o cambiamos el icono para algo que ya tiene su símbolo establecido solo conseguiremos empeorar la usabilidad puesto que puede que el usuario no entienda ese nuevo icono. El uso de elementos similares para realizar funciones similares será más predecible, fácil e intuitivo de utilizar. ¿Qué podemos hacer?
  • Respetar los formatos de organización del sistema y preservar su consistencia a lo largo de todas las páginas de la web.
  • Los iconos y la estética deben ser consistentes.
  • Las instrucciones deben aparecer en un lugar similar.
  • Variar el tamaño del texto hasta en cuatro niveles, su intensidad en dos y no utilizar más de tres fuentes diferentes.
  • No deberán usarse más de cuatro o siete colores con regularidad. Los colores adicionales sólo deberán usarse de manera ocasional.
  • Mantener los mismos componentes y comportamiento en las distintas páginas de la web.
 

5. Prevención de errores

El sistema debe prevenir las equivocaciones del usuario antes de que caiga en el error. ¿Qué quiere decir esto? Se debe ayudar al usuario a ver su error antes de que realice la acción. Del mismo modo es de suma importancia que si el usuario cae en un error el sistema trate de reconducirle de inmediato sin hacerle perder el tiempo ya que podría frustrarse y abandonar la web. Un ejemplo muy claro de este principio sería al completar los datos de dirección de envío al realizar una compra. Si el usuario ha dejado un campo obligatorio en blanco será más fácil que lo vea si se lo avisamos cuando ha pasado al siguiente que cuando ya le ha dado a validar la dirección, así como avisarle de qué campo es el que falta sin que sea el usuario el que tenga que estar buscando cuál es.  

6. Reconocer antes que recordar

Siempre será mejor ayudar al usuario a reconocer que obligarle a tener que memorizar los diferentes elementos y acciones para que pueda lograr su objetivo. El sistema debe disminuir la carga de memorización del usuario aportándole de manera visible los elementos y acciones. La información deberá estar siempre a la vista o ser fácilmente recuperable cuando el usuario lo necesite. Por ejemplo, estaremos facilitando los objetivos al usuario si en una tienda online añadimos la opción de guardar artículos, de esta manera la próxima vez que el usuario entre no tendrá que hacer memoria para recordar cómo se llamaba el producto y volver a buscarle.   

7. Flexibilidad y eficiencia de uso

La web deberá estar adaptada a todo tipo de usuarios. Algunas funciones como los atajos de teclado, harán más rápida la interacción para usuarios más avanzados pero no les complicará la navegación a aquellos con menos experiencia. Por tanto, si cualquier usuario puede navegar por nuestra web estaremos consiguiendo una total flexibilidad, y si además incluimos opciones para los usuarios con más experiencia, obtendremos eficiencia puesto que tardarán menos en lograr su objetivo.  

8. Diseño estético y minimalista

Deberemos omitir todos aquellos elementos que generen “ruido”, no aporten información, distraigan la atención del usuario o disminuyan su visibilidad. Se trata de mostrar solo aquellos elementos más relevantes y que aporten información al usuario. Por tanto, tenemos que evitar recargar el diseño de la web, los usuarios quieren encontrarse con diseños limpios y que la carga del mismo no se demore demasiado. Para ello:
  • Quédate solo con lo más importante, si no lo es no hace falta que lo pongas.
  • Ten cuidado con los tamaños. Por tener elementos más grandes no van a funcionar mejor.
  • Juega con los espacios, si los utilizas de manera adecuada podrás crear un diseño limpio.
  • Los colores también son clave, elegir el adecuado es importante para transmitir la sensación deseada.
 

9. Diagnóstico y corrección de errores

Tratar de que todos y cada uno de los errores que puedan darse en la web sean entendibles por todos los usuarios. Para ello, deberemos utilizar un lenguaje sencillo y entendible para todos comunicando los errores de manera fácil y dar una solución o alternativa al usuario. Seguro que en múltiples ocasiones te has topado con un error 404, si eres un usuario experimentado probablemente sepas de qué se trata y cuál es la solución. Sin embargo, si estamos ante un usuario menos experimentado, sería mejor que el sistema le informe de que la página a la que intenta acceder no funciona, no se encuentra, y por tanto la solución es salir de ella.  

10. Ayuda y documentación

En algunas ocasiones el usuario necesita ayuda durante el proceso para lograr su objetivo, por ello el sistema deberá ofrecer información relevante al usuario que sea fácil de encontrar y no sea demasiado amplia. Algunos ejemplos de este principio podrían ser:
  • Navegación guiada por la web o aplicación nada más instalarla o abrirla donde se muestre lo básico y esencial.
  • Sección de FAQs o preguntas frecuentes que podrían hacerse los usuarios.
  • Chat en línea, mucho más rápido que otras opciones como el correo electrónico.
  • Símbolo de interrogación en opciones que lo puedan requerir.
  Ahora que hemos visto la sencillez de estos principios seguro que podrás llevarlos a cabo para mejorar la experiencia de usuario de tu sitio web. Además de esto existen múltiples herramientas en el mercado que te ayudarán a cumplirlos o mejorar determinados factores de tu sitio web. También puedes acceder a la formación completa a través de este enlace.]]>

Author avatar
Mónica Nogales
https://www.geotelecom.es/equipo/monica-nogales/

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *